/, Nutrición y dietetica, Recetas de cocina, Recetas Fitness/Tarta de queso fitness | ¿Cómo hacer una tarta de queso fitness?

Tarta de queso fitness | ¿Cómo hacer una tarta de queso fitness?

Si eres amante de los dulces pero también te gusta cuidar la línea, lo más probable es que te decantes por las versiones saludables de los postres. Por suerte, también existe esta posibilidad con las tartas, así que hoy te presentamos la receta de la tarta de queso fitness. ¡Te vas a chupar los dedos!

Receta de tarta de queso fitness

Practicar deporte y cuidar la alimentación para estar sanos es perfectamente compatible con darnos un capricho de vez en cuando. La tarta de queso con arándanos es un clásico que cuenta con muchos/as seguidores/as, y no tenemos duda de que estarás entre ellos. Además de un excelente sabor, esta tarta posee una agradable textura. Una deliciosa combinación que te hará la boca agua.

La tarta de queso fitness se caracteriza por su masa de galleta crujiente y su relleno de queso. Así como por la tradicional capa superior de mermelada de frutos rojos. Se trata de un postre muy vistoso pero, a la vez, muy fácil de preparar. Y lo mejor, con muy pocas grasas sin renunciar a todo sabor. ¡Perfecta para cualquier ocasión!

Ingredientes de la tarta de queso fitness

Como decíamos, la tarta de queso fitness es un postre que podemos hacer en casa, ya que no tiene ningún tipo de complicación. Además, para prepararlo, no nos harán falta productos costosos o que sean difíciles de conseguir. Disfrutar de cosas buenas y que nos hagan sentir bien puede ser extremadamente fácil.

Yendo al grano, para preparar tu tarta de queso fitness vamos a ver los ingredientes que vas a necesitar. Como verás, en cualquier supermercado podrás conseguirlos. No hemos añadido azúcar ni tampoco edulcorantes, ya que lo que buscamos es que sea lo más saludable posible. No obstante, puedes añadir un poco de estevia, una planta muchísimo más dulce que el azúcar pero sin los efectos nocivos de este.

Ingredientes para la base de la tarta de queso fitness:

  • 300 g de copos de avena (también vale la harina de avena)
  • 8/10 claras de huevo

Puesto que las grasas las encontramos en la yema, prescindimos de estas para mantener el aporte proteico limpio.

Ingredientes para el relleno:

  • 350 g de queso fresco batido sin grasa
  • 300 g de algún queso de untar bajo en calorías/grasa
  • 100 ml de bebida vegetal al gusto
  • 6 láminas de gelatina neutra

Para la bebida vegetal podemos elegir la de avena, la de soja o cualquier otra que sea de nuestro agrado. La de avena es la más recomendable porque es menos densa que la de soja y tiene un sabor más agradable. Otras como las de coco o arroz son más dulces, pero son demasiado aguadas y el resultado no quedaría tan bien.

Si no encontramos las láminas de gelatina neutra, nos sirve también un sobre de gelatina en polvo. El resultado será el mismo. La gelatina nos ayuda a que la tarta de queso fitness tenga la textura adecuada, y además, incrementan la cantidad de proteínas.

En cuanto a la capa superior de mermelada, puedes elegir también la que más te gusta. La de arándanos es la tradicional, pero si lo prefieres, puedes utilizar de fresa o frutas del bosque. Lo importante es que no tenga azúcares añadidos. Otra opción es que la mermelada sea también de preparación casera. Cuanto más hagamos en casa, más sano será.

Preparación de la tarta de queso fitness

En primer lugar, prepararemos la base de la tarta de queso fitness. En una licuadora o en una batidora mezclaremos las claras de huevo con los copos o la harina de avena. Debemos lograr una masa que sea homogénea.

Una vez que la hayamos obtenido, la vamos a esparcir en algún recipiente para hornos que sea hondo. Asegúrate de que los laterales quedan también cubiertos. La tendencia es echarla en el centro y desde ahí extenderla, sin embargo, procura que quede pareja. Cuando esté, la dejamos en el horno a 180º durante unos 15 minutos para que endurezca.

En segundo lugar, el relleno de la tarta de queso fitness. Pero antes, dejamos la gelatina en remojo. Para ello, ponemos agua tibia en un recipiente y echamos dentro las láminas para que se hidraten. Con esto listo, comenzamos con el relleno. Cogemos una olla o un caldero que sea profundo y echamos dentro los quesos.

A fuego medio, echamos la mitad de la bebida vegetal elegida mientras vamos removiendo. Una vez que esto se ha mezclado bien, echamos el resto de la bebida y las láminas de gelatina que teníamos en remojo. Seguimos removiendo y retiramos del fuego antes de que hierva.

Por último, vertemos nuestra mezcla en el recipiente con la base e introducimos en la nevera. Deja que tu tarta de queso fitness se enfríe durante unas 5 horas y añádele luego la mermelada. ¡Y voilà! Lista para comer.

Así de sencillo es preparar tu tarta de queso fitness. Una idea estupenda para satisfacer los antojos o para sorprender a nuestros invitados si no disponemos de demasiado tiempo. ¡Van a querer repetir!

Comparte este artículo!